Lumicorp | Tendencia de eficiencia que está llegando también al área de almacenamiento de la información. Data Centers y UPS corporativas

Tendencia de eficiencia que está llegando también al área de almacenamiento de la información. Data Centers y UPS corporativas

Tendencia de eficiencia que está llegando también al área de almacenamiento de la información. Data Centers y UPS corporativas

18/07/2018

Data Centers: Cerebros que procesan la mayoría de los datos que corren en la red. La cantidad de datos se incrementa conforme la sociedad crece y aumenta su dependencia tecnológica, por lo que continuamente se obliga a los data centers a mejorar sus capacidades de almacenamiento, procesamiento, transmisión y seguridad.


 

Un Centro de Procesamiento de datos o Data Center es un espacio, usado para mantener de forma segura una gran cantidad de equipamiento informático y electrónico. Creado generalmente con el objeto de tener acceso a la información necesaria para operaciones de una corporación, con el debido mantenimiento.

Los datos se han convertido en un elemento vital para la industria y necesitan protegerse. Diferentes tipos de empresas y segmentos han aumentando sus necesidades de almacenamiento y como estas siguen creciendo año a año, los desafíos son cada vez mayores. Entonces, surge la posibilidad de tomar las riendas del asunto y hacerse de un Data Center propio.

Entre los factores más importantes que motivan la creación de un Data Center, se puede destacar el garantizar la continuidad del servicio a clientes, empleados, ciudadanos, proveedores y empresas colaboradoras, pues en estos ámbitos es muy importante la protección física de los equipos informáticos o de comunicaciones implicados. También servidores de bases de datos que puedan contener información crítica.

El equipo que necesita un Data Center, depende del tamaño de la operación de la empresa. Podrían incluir servidores, equipos para red del área de almacenamiento,  almacenamiento adjunto de red, redes, dispositivos de entrada y salida de datos. También la infraestructura alterna, como UPS, generador, control ambiental, seguridad, distribución eléctrica y conectividad, plantas eléctricas y de monitoreo, control de acceso, piso elevado, racks y gabinete.

Se debe tener en cuenta además, el tamaño de la empresa, el tipo de negocio, su tolerancia al downtime o parada, la capacidad del personal que manejará el Data Center, la disponibilidad de un lugar adecuado, los planes de expansión y otros factores tendrán incidencia directa en el resultado final. Evaluaremos tener un sitio de contingencia, para recuperación de situaciones de riesgo, basado en un estudio previo.

Entre los beneficios de implementar un Data Center propio, se garantiza la seguridad e integridad de los datos y además, se permite el sincronismo entre la información de trabajo del usuario con los datos almacenados. Le permite a la empresa aumentar la confiabilidad y disponibilidad de su red. Protege el hardware contra robo o daños, y también asegura la operación aún cuando existan fallas en el suministro eléctrico.

Para evitar dolores de cabeza ocasionados por fallas o variaciones eléctricas que dañan equipos y provocan pérdida de datos, lo ideal es contar con equipos UPS con tecnología Hot Swap. Esto permite que el suministro eléctrico no se vea interrumpido durante algún proceso de mantenimiento o cambio del equipo, gracias a que se puede colocar en modo Bypass para que el servidor u otros equipos energizados no interrumpan su funcionamiento por falta de energía. Los cambios que los nuevos diseños y la realidad actual del Data Center están trayendo en los sistemas de energía, hacen necesario contar con sistemas de alimentación ininterrumpida de energía (UPS), que debe cumplir ciertas nuevas funciones como la de cuidar la electricidad, no impactar de manera negativa en tu PUE (instrumento para medir la eficiencia de tu Data Center) e impactar mejor en la manera de ser más eficiente, pero sin sacrificar la calidad eléctrica ni la calidad de potencia de tus servidores, para el Data Center.

De acuerdo con las necesidades de la empresa, se debe mantener la continuidad de la energía a través de diferentes opciones. Hay UPS de tamaño pequeño, que ofrecen redundancia N+1, es decir, cuentan con módulos de potencia de respaldo, tecnología Bypass interna y automática ante la posibilidad de falla del mismo. También UPS que se pueden conectar en paralelo, es decir, dos equipos protegen la misma carga; en caso de que los activos sufrieran falta de energía por algún tipo de mantenimiento.

Finalmente, es importante contar dentro de un Data Center con gabinetes y/o racks que permitan la organización de dispositivos como: UPS con tecnología online o doble conversión; sistema de bypass interno; sistema de bypass externo; PDUs (Unidades de distribución de energía); KVM (switches centralizados de servidores); servidores de consola (controladores centralizados de switches, routers y conmutadores); sistemas de ventilación y refrigeración y, finalmente, organizadores de cables de energía y de datos. Todos ellos para asegurar y administrar el constante flujo de energía en el Data Center.

La seguridad de un Data Center está orientada, por un lado, a garantizar la continuidad operativa del servicio de los clientes, es decir, de los sistemas; y por otro, a asegurar que la información estratégica sólo sea accedida por las personas autorizadas.

Algunas de nuestras Obras

Nuestras Empresas